dilluns, de novembre 03, 2008

La Vanguardia sota el braç


Fa poc vaig sentir (o llegir) la notícia. La VANGUARDIA, un dels diaris degans de la premsa espanyola, a Catalunya, obria la seva pàgina web de forma gratuïta. Avui ho he comprovat.
Considero que és una bona notícia. No tan sols per poder accedir al contingut diari, per Internet, sinó per poder repassar l’hemeroteca.
Als qui ens agrada recordar i descobrir la Història més recent, La VANGUARDIA, és una font important de dades. Més de cent anys de notícies, opinions, cròniques socials, publicitat, esports, etc., els tenim a l’abast només amb un clic del ratolí informàtic.
A part d’una eina de treball, és també un mitjà d’entreteniment.
Si voleu saber què va passar el dia que vàreu néixer, o el dia de les vostres noces , o voleu repassar les cròniques dels grans esdeveniments, polítics socials o esportius, ho teniu al vostre abast de forma gratuïta. Podeu guardar documents, imatges, els podeu imprimir, enviar, etc...
La notícia esmentada anava acompanyada d’un comentari on es deia de la probable publicació, molt aviat d’una VANGUARDIA en català, com ja fa anys, ho va fer El PERIÓDICO de Catalunya. També seria un esdeveniment important.


La primera Vanguardia (1 de febrer del 1881)

Aquí us mostro el meu entreteniment per a celebrar la bona nova digital. Una mica d’història que molts potser desconeixíeu. Les diverses etapes que ha viscut.

LA VANGUARDIA
En la seva primera edició, de l' 1 de Febrer del 1881, indicava els seus postulats i propòsits polítics:
“Quisiéramos condensar en pocas palabras nuestro pensamiento; aunque antigua costumbre
nos exige formular un programa en las primeras páginas de nuestro periódico,
relévannos, ciertamente, de este compromiso la actitud del partido constitucional, ele todos
conocida, y las últimas palabras pronunciadas por su jete, don Práxedes Mateo Sagasta, en
la discusión del Mensaje de la Corona.[…] Venimos, pues, al estadio de la prensa á defender los principios del partido constitucional
dentro de la fusión por este aceptada y sostenida. Desde nuestro campo haremos la oposición
al Gobierao tan ruda ó implacable como es implacable y rudo su propósito de combatirnos.
A todas las reacciones por él reunidas, por él alentadas, opondremos nuestro
amor y nuestro entusiasmo por la libertad, que no han de retroceder ante ningún obstáculo
ni han de debilitarse ante el peligro LA VANGUARDIA no aspira á señalar nuevos derroteros
al partido á qué pertenece; pero, en cualquiera que este emprendí;, siempre nos encontrará
dispuestos á ocupar el sitio á qué su título le obliga, si conduce á la libertad y al progreso.



Amb el franquisme va ser "LA VANGUARDIA ESPAÑOLA"


En plena transició i, amb la instauració de la Democràcia, en la TRIBUNA del dia 17 d’agost del 1978, hi trobem una síntesi d’aquesta història:

Una obviedad
"DURANTE nuestra guerra civil, cuando
«La Vanguardia» pasó a ser órgano
oficioso de Negrín, éste ordenó que se
le añadiera al título la frase «Diario al
servicio de la democracia». ( 10/9/36) Al día siguiente
de la entrada de las tropas en
Barcelona se sustituyó por la de «Diario
al servicio de España y del Generalísimo
Franco».(27/01/39) El 1 de febrero de 1939
se produjo una nueva modificación, que
consistió en adjetivar «La Vanguardia»
con la palabra «española». Se trató de
una mixtura de arbitrariedad y obviedad
fruto de las circunstancias de la época
sobre cuyas características no creemos
necesario insistir. En todo caso, fue
siempre un absurdo, como lo hubiera
sido que todos los diarios del país hubiesen
sido rebautizados de igual manera.
El ejemplo adquiere mayor volumen
expresivo aun si se piensa en el
efecto que podría producir aplicar el
procedimiento a cualquier periódico famoso
del mundo: «The Times-Inglés»,
«Le Fígaro-Francés», «II Corriere de la
Sera - Ital ¡ano », y así sucesivamente.
Sin embargo, se hizo entre nosotros, sin
consultar a nadie, por supuesto, y, por
supuesto también, nadie pudo decir una
palabra contra tan asombrosa exaltación
patriotera.
En nuestra edición de ayer, como han
consignado exactamente las agencias
y nuestros colegas de prensa, radio y
televisión, «La Vanguardia» recuperó el
nombre con el que fue fundada en 1881
y por el que fue siempre conocida. Porque,
al ser catalana, ¿qué otra cosa
podía ser sino española? Todo ello nos
parecía tan obvio que no creímos necesario
exponerlo. "
Aquest periòdic va deixar de ser LA VANGURDIA ESPAÑOLA per reconvertir-se, el 16 d’agost del 1978, de nou, en LA VANGUARDIA a seques que és el seu nom de naixença i el que ostenta avui.
Des del 1978, torna a ser LA VANGUARDIA
Lo hacemos hoy para
ilustración de aquellos lectores que, por
razón de edad, no estuviesen al corriente
de la historia y para evitar las torcidas
interpretaciones que, aunque parezca
mentira, es posible que se produzcan.
Esto es todo: hemos vuelto a nuestros
orígenes."

3 comentaris:

Miquel Casellas ha dit...

Això està molt bé. Algun dia ho farà la premsa comarca. Algun dia. encara falta.

Albert ha dit...

Si però quan ho faci la premsa local l'hemereoteca no se si ens servirà de gaire perquè hi ha mitjans (no tots) que no reflecteixen la realitat comarcal

Rafael del Barco Carreras ha dit...

LA HEMEROTECA DE LA VANGUARDIA, 127 años de Historia a la vista… un gratuito e interesantísimo servicio si ese periódico no hubiera servido desde Alfonso XIII a Franco SUPEDITANDO LA VERDAD a los intereses financieros de sus dueños (CONDES DE GODÓ por graciosa concesión del Rey), y por tanto a políticos, financieros, publicidad, subvenciones… practicando el noble arte del funámbulo con CAMBIO DE CAMISA, sin duda la única fórmula de tan larga y única supervivencia en Barcelona.


LA VANGUARDIA,
los Jiménez de Parga y los De la Rosa.

Rafael del Barco Carreras

... Lo sucedido lo he contado, por activa y por pasiva, pero a diario revolviendo papeles de entonces se me ocurren detalles, y una simple noticia descubierta en una de mis viejas carpetas, me obliga a más reflexiones. Ver en www.lagrancorrupcion.blogspot.com el PAIS 15 de Mayo de 1980. Y amplío el porqué LA VANGUARDIA publicaba poco o nada sobre el caso económico más importante en Barcelona desde MATESA. Es de tener en cuenta que La Vanguardia era entonces el primer, indiscutido e indiscutible fabricante de OPINIÓN PÚBLICA en Barcelona.

Que los Godó fueran vecinos y amigos de los De la Rosa, no era suficiente para encubrirlos. Que los inundaran de publicidad y créditos a través del Banco Garriga Nogués, me cuadraba más. Pero si además fueran tan culpables como yo, que después de tres años encarcelado me condenan por "encubrimiento por conocer la procedencia ilícita de los dineros de Antonio de la Rosa…", y por toda prueba aparecen unas sociedades (de las varias decenas registradas) donde en SOLO UNA figura Antonio, al igual que el otro encarcelado y condenado Fernando Serena, su socio en Automóviles Serena… por la misma regla de tres también el Conde de Godó era SOCIO de Antonio de la Rosa Vázquez, o sea, posible "encubridor". Y lo sabía bien su periodista estrella en temas financieros, Feliciano Baratech (que personalmente me conocía) a "sueldo en negro" de Javier de la Rosa.

Hay más consideraciones, el Bufete Jiménez de Parga, acusador por el Ayuntamiento, abogado de La Vanguardia (con la que terminará mal) y del Banesto, propietario del Garriga Nogués (juicio actual por sus relaciones con el juez Pascual Estevill, mi entonces nefasto abogado)… un monumento a la ÉTICA…

Y los "talonarios firmados en blanco", que cita EL PAIS y calla LA VANGUARDIA, se hallaron en el Consorcio, a mano de los hijos de Antonio de la Rosa, la hija su secretaria y el hijo jefe del Departamento Técnico… y hasta el infinito de "casualidades"… que por los visto las sabía el TODO BARCELONA, del que yo no formaba parte… de esas casualidades que se transforman en pruebas si un interesado juez de instrucción y abogados "defensores y acusadores" se ponen de acuerdo…

Y HABÍAN DESAPARECIDO desde 1974 al 79 UN MÍNIMO DE 10.000 MILLONES… no 1.100… Y DEL BANCO GARRIGA NOGUÉS 100.000 MILLONES…astronómica cifra entonces.